Marco de la política

La política de desarrollo rural y la PAC

La política de desarrollo rural de la UE ayuda a las zonas rurales a enfrentarse al amplio abanico de retos económicos, medioambientales y sociales que plantea el siglo xxi. La política de desarrollo rural se propone alcanzar los siguientes objetivos estratégicos:

  • Fomentar la competitividad de la agricultura.
  • Garantizar la gestión sostenible de los recursos naturales y la acción por el clima.
  • Lograr un desarrollo territorial equilibrado de las economías y comunidades rurales, incluida la creación y conservación del empleo.

Véase la legislación en materia de política de desarrollo rural relevante. 

La política de desarrollo rural, también conocida como «segundo pilar» de la política agrícola común (PAC) de la UE, complementa el sistema de pagos directos a los agricultores y las medidas para gestionar los mercados agrícolas («primer pilar»).

La política agrícola común (PAC)

Pagos directos y medidas de mercado

El primer pilar de la PAC apoya los ingresos de los agricultores y está financiado en su totalidad por el Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA).

Desarrollo rural

El segundo pilar de la PAC apoya las zonas rurales y está cofinanciado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y contribuciones nacionales.

Prioridades e implementación de la política

Los objetivos generales de la política de desarrollo rural se articulan en torno a seis prioridades, que proporcionan las bases para la aplicación de la política.

Prioridad 1: Transferencia de conocimientos e innovación
Prioridad 2: Viabilidad y competitividad de las explotaciones agrícolas
Prioridad 3: Organización de la cadena alimentaria y gestión del riesgo
Prioridad 4: Restaurar, preservar y mejorar los ecosistemas 
Prioridad 5: Economía eficiente en el uso de recursos y resistente al cambio climáticoPrioridad 6: Inclusión social y desarrollo económico

 

Véanse los resúmenes de las prioridades, que proporcionan información agregada sobre los logros y los resultados esperados, así como sobre los objetivos y las intervenciones previstos.

Las seis prioridades de la política se desglosan a su vez en 18 ámbitos específicos de intervención —ámbitos de interés— que proporcionan conjuntamente las bases para introducir las ayudas del FEADER.

Véanse los resúmenes de los ámbitos de interés, que proporcionan información agregada sobre los logros y los resultados esperados, así como sobre los objetivos y las intervenciones previstos.

 

En este marco, la política de desarrollo rural se aplica a través de los programas de desarrollo rural (PDR) en cada Estado miembro de la UE. Los PDR son unos documentos elaborados por los países y las regiones que establecen los enfoques y acciones estratégicos a adoptar para dar respuesta a las necesidades de la zona geográfica concreta a que se refieren.

En el período de programación 2014-2020, existen 118 PDR nacionales y regionales que se financian a través del FEADER y otras contribuciones nacionales. En este período actual de siete años, el gasto en desarrollo rural va a ascender a unos 100 000 millones de euros que serán aportados por el FEADER, a los que se sumarán otros 61 000 millones de euros de financiación pública en los Estados miembros.

Véanse los resúmenes de los PDR, que describen cada PDR nacional y regional en lo que se refiere al gasto previsto y a los objetivos para 2023.

Marco estratégico general de la UE

La financiación del desarrollo rural a través del FEADER se inscribe en el marco general de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE) —el principal instrumento de la política de inversión de la UE, que cuenta con un presupuesto global de 454 000 millones de euros para el período de programación 2014-2020.

Los Fondos EIE comprenden los siguientes fondos: Desarrollo Rural (FEADER), Pesca (FEMP), Desarrollo Regional (FEDER), Cohesión (FC) y Social (FSE). A nivel europeo, los Fondos EIE se rigen formalmente por un Reglamento de disposiciones comunes, un conjunto de normas jurídicas básicas que definen el enfoque estratégico compartido para el uso de los Fondos. Existe, además, un marco estratégico común (anexo I del Reglamento), que guía y coordina los Fondos.

Esta coordinación a nivel europeo garantiza que los Fondos EIE contribuyan a la Estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, que establece una serie de ambiciosos objetivos en los ámbitos del empleo, la investigación y el desarrollo, el cambio climático y la energía, la educación, y la lucha contra la pobreza y la exclusión social.

Los cinco Fondos EIE se gestionan a nivel nacional, por parte de cada Estado miembro, sobre la base de unos acuerdos de asociación negociados y firmados con la Comisión Europea. Se trata de unos planes estratégicos que describen los objetivos y las prioridades de inversión de cada país, así como el uso que se hará de la financiación disponible en el marco de los Fondos EIE.

Véanse los resúmenes de los acuerdos de asociación, que describen la interacción entre los Fondos EIE y prestan una especial atención a cómo se distribuye el presupuesto del FEADER entre los objetivos temáticos en cada Estado miembro.

 

Véase también el marco para la política de desarrollo rural en el período de programación 2007-2013.